SEMBLANZA CURRICULAR

Mi foto
Nació en Cuerámaro, Guanajuato. DOCTOR EN ARQUITECTURA (2009), Maestro en Arquitectura (2000) y Arquitecto (1976), por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Profesor de asignatura en Posgrado en Arquitectura (FA UNAM), coordinador y ponente de diplomados en la DECAD FA UNAM, profesor titular en la Universidad Marista campus Ciudad de México, profesor invitado de posgrado por la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), conferencista, aficionado a la pintura, la música, la historia y la literatura; viajero empedernido, autor de la monografía histórica "Cuerámaro... desde los muros de una hacienda" publicada en la edición especial de la Colección Bicentenario (2010), Gobierno del Estado de Guanajuato,

miércoles, 4 de enero de 2017

LOS CINES EN CUERÁMARO


Memoria en movimiento

La historia del cine comienza el 28 de diciembre de 1895, cuando los hermanos Louis y Auguste Lumière realizaron la primera proyección pública de imágenes en movimiento. En México, la historia del cine se inicia con la llegada de los representantes de los hermanos Lumière al país, Gabriel Veyre y Claude Ferdinand Von Bernard, en junio de 1896.
En ese contexto, la industria del cine mexicano inició con Porfirio Díaz; vivió su “Epoca de Oro” con Pedro Infante y su declive con Margarita López Portillo. 

LO QUE EL TIEMPO SE LLEVÓ

En Cuerámaro, desde la primera mitad del siglo pasado existieron lugares improvisados como “salas de cine”…
Uno de los lugares más antiguos era el que se acondicionaba en una parte de lo que luego fue la casa de don José Canchola, con frente al Jardín de los Héroes. En otras ocasiones se proyectaban en algún mesón, como el de los López, que estaba casi frente al hospital. Otro de esos locales se instaló en la casa que fue de doña Lupe “La Zapatera”, en la calle Juárez. En todos esos lugares se improvisaban las bancas por medio de vigas sobre tabiques, o los asistentes llevaban sus propias sillas.
Algunas veces, en las noches tranquilas, también se llegaba a proyectar en la pared de la casa del señor Canchola, frente a la columna de Benito Juárez, con películas mudas del Gordo y el Flaco o Los Tres Chiflados, cuando visitaban el pueblo las caravanas promocionales de algún refresco como la Pepsi-Cola.
A mediados del siglo pasado se construyó un anexo al templo de Cristo Rey, que también sirvió como sala de cine y teatro, conocido como Cine Tepeyac. Por lo general en esta sala se proyectaban películas de Joselito, documentales de santos o películas blancas como la Marcelino Pan y Vino.

EL CINE CASTILLO

En la década de los 50 se construyó en Cuerámaro el CINE CASTILLO, del señor Vicente Castillo, quien también tenía salas con el mismo nombre en Pénjamo y Abasolo.

El Cine Castillo de Cuerámaro fue inaugurado (aunque nunca se concluyó la construcción) con la proyección de la película en cinemascope y a todo color, “El Escudo Negro” (The Black Shield of Falworth), que había sido estrenada en México a finales de 1954, con Tony Curtis y Janet Leigh.

Después se proyectaron regularmente películas de moda, románticas, de aventuras, del Santo, del Zorro, de Pedro Infante, de Cantinflas, de Viruta y Capulina, de Tin-Tan, de Rocío Durcal…, sin faltar el matiné los domingos.

En aquellos tiempos, antes de ir al cine era conveniente revisar el pizarrón que había hecho colocar el cura Barbosa junto a la puerta de entrada al templo de Cristo Rey, con la clasificación de las películas que se proyectarían... A, B, C, D... También, como parte del ritual previo, había que pasar a comprar una torta con doña Margarita, que tenía su local a un lado del cine, o unas pepitas y cacahuates con doña Vita, que viviía enfrente, a un lado de la casa de Salvador Manrique.
Durante la función, muchas veces se iba la energía eléctrica, y entraba en funcionamiento una planta con motor a gasolina, que por su ruido no permitía oir nada de la película. Lo mismo sucedía con la lluvia sobre la techumbre de lámina, pero que además tenía infinidad de goteras...
La operación de los proyectores de las películas siempre estuvo bajo el cuidad y la responsabilidad de don Esteban García y de sus hijos “Chon” y Sergio, hasta que por la muerte de don Vicente Castillo y el empuje de la nueva tecnología en los aparatos de proyección, las videocaseteras y los reproductores de DVD, obligaron su cierre.

Después, la construcción del Cine Castillo tuvo distintos usos, como salón de fiestas y comercios...
Como tantas otras cosas que se ha llevado el tiempo… EL CINE CASTILLO DEJÓ DE EXISTIR, pero si quieres ver la película con la que se inauguró a principios de la segunda mitad del siglo pasado, te recomiendo la siguiente liga:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios serán bienvenidos y serán transmitidos al autor del artículo comentado. Sólo te agradeceré guardar la cortesía y el respeto necesarios para la mejor convivencia.