SEMBLANZA CURRICULAR

Mi foto
Nació en Cuerámaro, Guanajuato. DOCTOR EN ARQUITECTURA (2009), Maestro en Arquitectura (2000) y Arquitecto (1976), por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Profesor de asignatura en Posgrado en Arquitectura (FA UNAM), coordinador y ponente de diplomados en la DECAD FA UNAM, profesor titular en la Universidad Marista campus Ciudad de México, profesor invitado de posgrado por la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), conferencista, aficionado a la pintura, la música, la historia y la literatura; viajero empedernido, autor de la monografía histórica "Cuerámaro... desde los muros de una hacienda" publicada en la edición especial de la Colección Bicentenario (2010), Gobierno del Estado de Guanajuato,

jueves, 21 de julio de 2011

EL FUERTE DE LOS REMEDIOS: un hito desvanecido de la guerra de Independencia

El fuerte de Los Remedios o de San Gregorio fue el reducto insurgente más importante durante la tercera etapa de la guerra independentista en la Nueva España. En su tiempo, el mariscal Pascual de Liñán, comandante general de la división de Guanajuato, en un informe sobre la toma del fuerte de Los Remedios —al que, dice, “los prevaricadores insurgentes han apellidado por más de dos años el de la Independencia mexicana” — lo califica como “el punto de apoyo más formidable de cuantos habían construido [los insurgentes] desde el principio de la insurrección”, y pondera la fortaleza describiéndola como “construida con mucha solidez, la de más extensión, la más abundante en provisiones de boca y guerra, y en fin la más imponente en todos sentidos de cuantas han defendido en este reino los rebeldes”.
 

EL MITO DEL BELLACO:

En la actualidad, opacado en la historia por la epopeya de El Sombrero y el protagonismo heroico de Mina, el fuerte de Los Remedios se percibe apenas como un hito desvanecido de la guerra de Independencia.

De hecho, después de doscientos años, más que por su propia historia se le recuerda y reconoce porque frente a sus muros fue fusilado el general Martín Xavier Mina, en el cerro del Bellaco donde estaba el cuartel general de los realistas al mando de Liñán. Sin embargo, por amnesia histórica, por desidia o por ignorancia, hasta la localización geográfica del Bellaco ha sido confundida.


De esa manera, hoy, a un lado de la carretera estatal que va de Cuerámaro a Pénjamo, cerca de la ex hacienda de San Gregorio, una simple lámina burdamente pintada muestra la siguiente leyenda: “Cerro del Bellaco. Aquí fue fusilado Francisco Javier Mina”. Apenas un poco más arriba del improvisado letrero, un muro construido a manera de monumento marca el supuesto lugar del fusilamiento, pero en un montículo cerca de la garita, y no en la cima del Bellaco, frente a lo que fuera el punto más importante de la fortaleza de Los Remedios: el baluarte del Tepeyac.



YA ES TIEMPO DE ACABAR CON EL MITO DEL SUPUESTO LUGAR DEL FUSILAMIENTO DE MINA, EXITEN MUCHAS FUENTES QUE SIN LUGAR A DUDAS LLEVAN A IDENTIFICAR EL SITIO... YO VOY A HACERLO.

1 comentario:

Todos tus comentarios serán bienvenidos y serán transmitidos al autor del artículo comentado. Sólo te agradeceré guardar la cortesía y el respeto necesarios para la mejor convivencia.