SEMBLANZA CURRICULAR

Mi foto
Nació en Cuerámaro, Guanajuato. DOCTOR EN ARQUITECTURA (2009), Maestro en Arquitectura (2000) y Arquitecto (1976), por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Profesor de asignatura en Posgrado en Arquitectura (FA UNAM), coordinador y ponente de diplomados en la DECAD FA UNAM, profesor titular en la Universidad Marista campus Ciudad de México, profesor invitado de posgrado por la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), conferencista, aficionado a la pintura, la música, la historia y la literatura; viajero empedernido, autor de la monografía histórica "Cuerámaro... desde los muros de una hacienda" publicada en la edición especial de la Colección Bicentenario (2010), Gobierno del Estado de Guanajuato,

martes, 24 de mayo de 2016

EL TIGRE DE SANTA JULIA

LA LEYENDA



La leyenda del “El Tigre de Santa Julia” se originó en la ciudad de México a principios del siglo XX, promovida principalmente por el morbo que atizaba la prensa contemporánea con la narración sensacionalista de sus hazañas delictivas, y más tarde con los sucesos protagonizados durante el largo y peculiar juicio que finalmente llevó al paredón a José de Jesús Negrete Medina. En ese contexto, los reporteros recrearon durante varios meses la figura del criminal y la dotaron de una aureola que iba del horror y la satanización a la idealización romántica. En lo que se refiere a la situación del criminal ante la prensa, Carlos Roumagnac dice que la narración pormenorizada en los periódicos populares de cada uno de los postreros gestos y dichos del condenado a muerte, casi constituye un incentivo, porque forma en torno de aquél esa aureola de gloria a que aspiran tantos y tantos delincuentes. Y ese fue el caso de “El Tigre de Santa Julia”, que hasta su muerte se envolvió en una aureola que finalmente lo convirtió en leyenda.

Otro factor generador de la leyenda fue la estrategia que planteó el abogado defensor en el juicio de “El Tigre”, la cual se basaba en lograr una alianza emotiva con el público y la exaltación del acusado, para provocar la compasión del jurado. De esa manera, en el marco de un relajado ambiente teatral, el juicio se convirtió en un melodrama ingenuo que rindió buenos frutos, aunque no suficientes para salvar al acusado.
Al paso del tiempo la leyenda se fue transmitiendo oralmente, nutrida por la fantasía y el imaginario popular, realzando principalmente el episodio de la grotesca situación en la que fue aprehendido atrás de una nopalera. De esa manera se ha mantenido la leyenda durante más de un siglo, habiendo rebasando los límites urbanos de la Capital, hasta llegar por Internet a los confines más remotos del planeta. En la actualidad la leyenda ha sido “corregida y aumentada” por escritores y productores de cine, idealizándola románticamente para ser explotada comercialmente en novelas y películas para el consumo popular.

La leyenda en novelas y en el cine

 

Existen en México diferentes versiones noveladas sobre El Tigre de Santa Julia, y por supuesto, eso no es lo mismo que decir que son sobre la vida de José de Jesús Negrete Media. Las más populares son, primero, la de Carlos Islas, publicada por editorial Universo en 1980, y más tarde la de Melina S. Bautista Juárez, publicada en 2003 por la Colección de Clásicos Juveniles de la editorial Selector. También se han hecho investigaciones con diferentes enfoques disciplinares cuyos resultados han sido publicados en artículos y libros que permiten conocer otras facetas del legendario personaje, como el texto de Alberto del Castillo, que se incluye en el primer tomo de El Libro Rojo, coordinado por Gerardo Villadelángel, y varios estudios de Elisa Speckman Guerra sobre el sistema judicial, criminalidad y justicia en la ciudad de México.

En lo que se refiere a las películas sobre el Tigre de Santa Julia, la primera versión cinematográfica del legendario personaje fue hecha por Arturo Martínez en 1973, con la participación protagónica de Juan Gallardo y Norma Lazareno. En esa película, fantasiosa del todo, el “Tigre de Santa Julia” fue renombrado como “Miguel Negrete”, en vez de su nombre real, que era el de José de Jesús


video

El argumento de esa película de Arturo Martínez, al estilo romántico de Chucho el Roto, es el siguiente:
Heraclio, autoridad del pueblo y padrino de Concha, mata a los padres de la muchacha y envía al hermano de ésta, Juan, a la cárcel. Miguel, su otro hermano, huye herido con su amigo Serapio, e ingresan al ejército. Heraclio hace sirvienta a Concha. Miguel tramita la libertad de Juan; pero al conseguirla, Juan es asesinado por otro preso. Miguel, Serapio y otros soldados se dan de baja en el ejército y se hacen asaltantes. Miguel no deja viva a ninguna de sus victimas para evitar ser delatado, y por eso le apodan “El Tigre”, pero ayuda a los pobres del barrio de Santa Julia. Miguel finge comprar tierras a Heraclio, se casa con su hija Margarita, y a él lo mata. El sargento Cruz, que lo ha seguido durante diez años, da con él por la delación de Margarita, resentida porque “El Tigre” quiere más a su amante, la cantinera Juanita. Margarita le da una purga a Miguel, y el sargento lo mata cuando estaba defecando atrás de una nopalera.

La más reciente versión cinematográfica para el consumo popular fue imaginada por Francisco Sánchez y Alejandro Gamboa en la película protagonizada por Miguel Rodarte e Irán Castillo, en 2002. El film narra la vida del bandolero José de Jesús Negrete Medina, a quien se idealiza como un ladrón justiciero. Pero esta “tragicomedia romántica” del cine mexicano en realidad no buscaba recrear la biografía del “Tigre de Santa Julia”, sino parodiar la leyenda: “Nando” —un poeta y escritor desconocido (Fernando Luján)—, tomándose “pequeñas licencias”, como el mismo personaje lo aclara en la película, narra las míticas aventuras de un bato, Jesús Negrete, convirtiéndolo en un “Robin Hood” mexicano que roba a los ricos para ayudar a los necesitados, cosa que, según versiones de la época, no sucedió de esa manera. Su argumento, ubicado en el México de principios del siglo pasado, es el siguiente:
La acción comienza en Cuerámaro, en 1880, cuando nace “el futuro Tigre de Santa Julia”, según la narración de Nando. Su madre muere en el parto, y el padre lo rechaza, sospechando que no es su hijo, y al lanzarlo por la ventana del jacal, un maguey le salva la vida. Siendo adolescente viaja a la ciudad de México y llega a la casa de una tía, hermana de su madre, que se dedicaba a la prostitución. Ingresa al ejército, y tras el asesinato de su mejor amigo por el teniente Calleja, Negrete deserta del ejército porfirista. Conoce a Fernando Pacheco (Nando), escritor y periodista, se convierte en defensor de los pobres y necesitados, y así comienza la leyenda. Más tarde, decepcionado por la ambición de los hombres, José de Jesús forma una banda integrada por mujeres y, gracias a la difusión de sus acciones justicieras en el periódico que publicaba Nando, se convierte en "El Tigre de Santa Julia", una leyenda viva que roba a los ricos para repartir el botín entre los pobres.
Pero la realidad fue otra, y al margen de la leyenda, la vida del Tigre de Santa Julia poco tiene de ejemplar, aunque sí de interesante, y vale la pena intentar desvelarla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios serán bienvenidos y serán transmitidos al autor del artículo comentado. Sólo te agradeceré guardar la cortesía y el respeto necesarios para la mejor convivencia.