SEMBLANZA CURRICULAR

Mi foto
Nació en Cuerámaro, Guanajuato. DOCTOR EN ARQUITECTURA (2009), Maestro en Arquitectura (2000) y Arquitecto (1976), por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Profesor de asignatura en Posgrado en Arquitectura (FA UNAM), coordinador y ponente de diplomados en la DECAD FA UNAM, profesor titular en la Universidad Marista campus Ciudad de México, profesor invitado de posgrado por la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), conferencista, aficionado a la pintura, la música, la historia y la literatura; viajero empedernido, autor de la monografía histórica "Cuerámaro... desde los muros de una hacienda" publicada en la edición especial de la Colección Bicentenario (2010), Gobierno del Estado de Guanajuato,

viernes, 9 de octubre de 2009

Como el buen vino...



Se dice que un buen vino mientras más viejo mejor; sin embargo, los que saben dicen que tal afirmación es el mito más difundido sobre los vinos, porque es falsa. Hablando de vinos, su ciclo vital se puede comparar con el del ser humano, cuya evolución, desde el nacimiento, se representa por medio de una curva ascendente que abarca las etapas de la infancia, la adolescencia y la juventud, en el largo camino para alcanzar la madurez. Cuando ésta comienza, se representa en la gráfica como una meseta más o menos prolongada que finalmente desemboca en otra curva, descendente entonces, que representa la decrepitud... al final de ésta: la muerte.

En el vino existen dos etapas clave que definen su bondad y madurez: la primera, la curva ascendente, es aquella en la que los taninos y la frutosidad se entrelazan para ofrecer el máximo potencial de aromas y la complejidad del vino; la segunda, la meseta, etapa más o menos larga en la que el sabor, la complejidad y los aromas se mantienen armónicamente para ofrecer en su plenitud la madurez del vino. Después de este período comienza la degeneración y desaparición de sus cualidades, hasta que el vino se convierte tan solo en un líquido coloreado, inservible y nada agradable a los sentidos.

Nadie discute que degustar un buen vino añejado es toda una experiencia; pero también hay vinos que no soportan crianzas largas, porque han sido elaborados para ser bebidos jóvenes, y sólo así y entonces se puede degustar plenamente su aroma y su sabor fresco y frutal...

YO VOY A CUMPLIR 60 AÑOS, y siento que apenas voy a la mitad de la meseta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios serán bienvenidos y serán transmitidos al autor del artículo comentado. Sólo te agradeceré guardar la cortesía y el respeto necesarios para la mejor convivencia.